Mi derecho de réplica a Nació Digital

Precedentes:

El pasado 8 de agosto “La Marea” publica mi artículo “300, Pujol y la  casta catalana”, el 18 lo haría Rebelión.

El 12 de agosto aparecen en el Facebook de cierto catedrático comentarios críticos a dicho artículo y pocas horas otros post más tarde a mi persona con tintes de maccartismo nacionalista

El 13 aparece este artículo en Nació Digital con un titular con llamativas similitudes al último post antes indicado

A partir de ese momento se inicia una campaña denigratoria y manipuladora en Facebook contra mi persona tanto fuera como dentro del ámbito de Podemos, con acusaciones infundadas sobre el uso de la portavocía de Podemos Nou Barris para plantear mis posiciones respecto a el “derecho a decidir” o sobre mis intenciones de búsqueda de beneficio personal, incluyendo insultos denigratorios sobre mi persona.

El 18 remito a Nació Digital mi derecho a replica en forma de carta. Tras solicitarme fotografía para la publicación y remitirla sigo a la espera, por lo que decido trascribirla a continuación.

Barcelona, 24 de agosto de 2014

Nota.- Tras la versión en castellano acompaño versión en catalán enviada a Nació Digital

Carta a Nació Digital

__________________________________

Estimados amigos de “Nació Digital”.

Con relación a la noticia publicada en su periódico el pasado 8 de agosto en la que hacen referencia a mi persona les solicito que en el uso de mi derecho a replica publiquen esta carta.

Lo primero es agradecerles la publicidad que hacen de mi blog y de muchos de mis artículos de opinión ya que su artículo esta plagado de enlaces a los mismos. Es un honor para mi que mis opiniones políticas atraigan su atención y les den publicidad. Escribo desde 2007 y nunca antes un medio de comunicación del entorno nacionalista se había preocupado u ocupado de mis ideas y aportaciones.

En segundo lugar quisiera aclarar algunos equívocos en los que cae, quiero suponer que involuntariamente, quien redactó el artículo:

Efectivamente fui presidente de Foro Babel Barcelona, asociación que realizó grandes esfuerzos por dar a conocer los planteamientos de los dos manifiestos del citado movimiento Foro Babel. Aquí les facilito los enlaces a dichos documentos (Primer manifiesto: http://bit.ly/Ygd4EQ) (Segundo manifiesto: http://bit.ly/1l9LBzb) para aclararle a quien parece haberlo malinterpretado que el Foro Babel nunca luchó por expulsar el catalán de las escuelas, ni siquiera fue un defensor del castellano. En todo caso, un defensor de los derechos de los ciudadanos y del bilingüismo escolar e institucional. A quienes estén interesados en profundizar en el tema les recomiendo encarecidamente el trabajo “La incidencia del Foro Babel en la sociedad catalana” (http://elies.rediris.es/elies16/FBabelesp.html) de la catedrática María Luisa Calero Vaquera de la Facultad de Filosofía y letras de la Universidad de Córdoba.

En el caso de mi participación en Esquerra Unida i Alternativa puedo decirles que participé en su constitución y en su congreso fundacional entré, tal como indica su artículo, en el Consell Nacional en representación de la “Corriente Federal” y también en su Permanente (ejecutiva), de la cual sería “apartado” de forma poco democrática por mis críticas a la patrimonialización del partido por parte del grupo promotor (PCC, PSUCviu, etc.), tal como indico en el perfil de mi blog. Su escoramiento hacia posiciones netamente nacionalistas determinó mi salida en el segundo congreso.

En el caso de Ciudadanos, que está más documentado en mi blog ya que lo empecé a escribir tras mi salida, participé activamente en la creación del proyecto y, si bien en el primer congreso empezaba a verse su deriva hacia posiciones de centro derecha, me mantuve voluntariosamente en el mismo hasta que en el segundo congreso comprendí que no era posible corregir tal sesgo. De todo ello puede obtenerse información en mi blog, como ya indiqué antes.

Por otro lado yo estaría encantado de publicar en El Periódico, La Vanguardia, El País, Publico.com o ElDiario.es, ya que su tirada y distribución son mayores que los de Crónica Global donde habitualmente me publican. A estos solo puedo estarles agradecido. Es evidente que la línea editorial de Crónica Global no es coincidente conmigo, como no lo sería ninguno de los antes aludidos, pero conozco a su presidente Francesc Moreno, antiguo militante socialista y a su director Alejandro Tercero y desde la discrepancia les considero mis amigos. Tal es así que me publicaron un articulo que reseñan ustedes: Transversalidad o izquierda frente al nacionalismo (http://www.cronicaglobal.com/es/notices/2014/05/transversalidad-o-izquierda-frente-al-nacionalismo-7577.php) en el que claramente critico a Sociedad Civil Catalana desde posiciones de izquierda, cuando es evidente que su línea editorial está dando apoyo a SCC. Al parecer JB/QS, su redactor, no se leyó detenidamente el citado artículo.

También me han publicado Rebelión (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=186735) y La Marea (http://www.lamarea.com/2014/08/08/300-pujol-y-la-casta-catalana/)

Es evidente que la estelada no es mi bandera dado que no soy independentista, pero cuando digo que me molestan lo hago en referencia a un hecho concreto por lo que entiendo que cuando ustedes lo descontextualizan  están manipulando y tergiversando. Cierto es que quien tenga un poquito de interés accederá a través de su enlace al texto en cuestión y podrá sacar sus propias conclusiones (véase enlace de Rebelión).

Aclarar que los versos satíricos a los que aluden no son míos, ¡más quisiera yo tener la creatividad del poeta!. Corresponden a Jesús Royo, socialista, gran poeta y mejor amigo, que tiene un interesante ensayo editado por editorial Montesinos titulado “Argumentos para el bilingüismo”. Cuando recibo sus sonetos me tomo la libertad de colgar alguno en mi blog en el apartado “Soneto diario de Jesús Royo”.

Finalmente quiero puntualizar que mis declaraciones como Portavoz del Círculo Podemos de Nou Barris se han atenido a lo decidido en la Asamblea del citado círculo. Ello no quita que como ciudadano libre pueda opinar sobre todo aquello que me interesa e incumbe y que, por supuesto, pretendo defender en el seno de Podemos. Otrosí es el resultado del debate democrático.

En tercer lugar quisiera valorar la oportunidad de que se haya publicado ahora su artículo sobre mi persona. Evidentemente, como toda valoración, la mía es subjetiva, pero no por ello menos legitima.

Podría pensar que soy muy importante y mi ego se complacería, pero sería pedante por mi parte tal cosa. Más bien creo que, en todo caso, soy un cabeza de turco dentro de un proyecto que me excede y que afecta a Podemos. Me explico:

El conglomerado nacionalista-secesionista, dentro del que entiendo está su publicación, está preocupado por las posibilidades de crecimiento de Podemos en el entorno de la izquierda, de toda la izquierda. Y sobre todo de que Podemos no solo atraiga a muchos de los votantes actuales de esa izquierda que va desde el PSC hasta la CUP, pasando por ICV-EUiA, si no que pueda romper el techo hasta ahora estancado en esa izquierda y con ello romper el consenso general de todo el nacionalismo transversal (desde la derechona de Estat Catalá, pasando por CiU, ERC y sus satélites y la “izquierda-nacionalista” que llega hasta la CUP incluyendo satélites como “Procés Constituent”). También se puede especular que muchos votos izquierdistas y no nacionalistas que se fueron a Ciutadans recaigan ahora en Podemos. Capté su preocupación en algunas interpelaciones en las redes sobre ello. Otro elemento de preocupación para el nacionalismo-secesionismo es la capacidad de Podemos de activar el abstencionismo diferencial que existe en Cataluña, un abstencionismo nada nacionalista.

Para minimizar ese peligro hay dos formas y a ambas juega el conglomerado.

Una primera es la asimilación de Podemos a dichos postulados nacionalistas-secesionistas mediante el entrismo o embebimiento de dicha organización con personas del entorno y mediante la asunción de un discurso seudo-democrático en torno al concepto del “derecho a decidir”. Dicho entrismo se está dando ya y responde a estrategias bien experimentadas en los últimos 30 años. Se practicó en el 15M en la Plaza  Cataluña. La primera reacción  fue de estupor y acusaciones de españolismo; al poco se reaccionó insistentemente hasta colar el tema de la autodeterminación de los pueblos, de forma torticera y con no pocas reticencias, como reivindicación del 15M; y, por último se trabajó para socavar el movimiento tras el éxito de la acción “Rodea el Parlament” y se inició la espiral secesionista.

Podemos se encuentra en esta encrucijada y para el citado conglomerado es necesario neutralizar cualquier opción que signifique salirse de lo “políticamente correcto” en Cataluña. Para mi desgracia me moví y la foto salió borrosa: su artículo.

Una segunda posibilidad es deslegitimar a Podemos si finalmente las tesis nacionalistas no se imponen. Que mayor deslegitimación en Cataluña que acusar de sucursalismo y generar en el interno una crisis permanente.

Las negociaciones con Guanyem Barcelona para crear una candidatura popular a la alcaldía de la ciudad pueden ser una buena opción siempre que lo acordado se centre en temas sociales y deje al margen la cuestión nacional. Usar la posible candidatura unitaria para la concreción de otra de la misma índole de cara a las autonómicas sería la clonación de las formas clásicas de la izquierda española al mantener organizaciones diferenciadas para Cataluña que la están vaciando de votantes. Esto lo consideraría un grave error de estrategia que no casaría muy bien con los postulados de renovación organizativa de Podemos. Tal posibilidad frenaría las potencialidades de Podemos de romper la partitocracia actual.

Pero la cuestión es definir cuál es el detonante que pone foco sobre mi. Y pienso que es el artículo publicado en La Marea y titulado “300, Pujol y la casta catalana” (más arriba dejé el enlace) y a él no hace referencia su publicación. Un artículo en que no entro a debatir sobre el “derecho a decidir” pero que parece herir a todo el arco independentista y se centra en la denuncia de este nuestro falso oasis catalán a raíz de la constatación de la corrupción de la familia Pujol. Sí, cierto que no hay sentencia condenatoria, pero la ciudadanía no tiene dudas. A unos les dolerá más y a otros menos; a algunos habrá asombrado; a otros no, pues lo suponíamos. Ciertamente va firmado como portavoz del Círculo Podemos de Nou Barris y es el único que he firmado como tal, pero antes lo leyeron los compañeros de Organización-Coordinación y dieron su visto bueno.

Llama la atención que el 12 de agosto, un día antes de la publicación de su artículo, cierto personaje, intelectual áulico para la incorporación de los castellano-hablantes al proceso secesionista, publicó en su blog referencias  manipuladoras sobre mi artículo antes indicado y, al cabo de unas horas, otro post con un titular que prácticamente calcan ustedes en su publicación. No es gente de Podemos, pero si parecen tener interés en influir, de una u otra manera, en su desarrollo.

El debate sobre nacionalismo e izquierda no es nuevo y resolver la cuestión afirmando que el “derecho a decidir” es un derecho democrático es una simplificación que merece un mejor desarrollo y dejo para más adelante. Mientras tanto, me atrevo a sugerirles un escrito publicado en Rebelión de Jesús Sánchez Rodríguez titulado “El debate sobre el nacionalismo entre Hobsbawm y Nairn y el derecho a decidir en Cataluña” (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=188479&titular=el-debate-sobre-el-nacionalismo-entre-hobsbawm-y-nairn-y-el-derecho-a-decidir-en-), del mismo quisiera subscribir el siguiente párrafo:

“¿Qué podríamos decir del actual proceso hacia la independencia en Cataluña a la vista de este debate? Primero, hay que constatar que estamos en presencia de una de las situaciones más habituales en la historia de las relaciones entre la izquierda (¿marxista?) y el nacionalismo, es decir, aquella en la que la izquierda (catalana) está en una situación de subordinación respecto al nacionalismo de derechas. En Cataluña es la burguesía (CiU) y pequeña burguesía (ERC) la que pilota el proceso soberanista, marcando los objetivos y los ritmos”

Es evidente que mis posiciones en este debate están al lado Eric J. Hobsbawm.

Firmo este escrito no como portavoz de Podemos Nou Barris sino como militante de Podemos.

Vicente Serrano

Barcelona, 18 de agosto de 2014

___________________________________

Benvolguts amics de “Nació Digital”.

En relació amb la notícia publicada al seu diari el passat 8 d’agost a la que es fa referència a la meva persona sol·licito que en l’ús del meu dret a rèplica publiquin aquesta carta.

El primer és agrair-los la publicitat que fan del meu blog i de molts dels meus articles d’opinió ja que el seu article està farcit d’enllaços als mateixos. És un honor per a mi que les meves opinions polítiques cridin  la seva atenció i les donin publicitat. Escric des de 2007 i mai abans un mitjà de comunicació de l’entorn nacionalista s’havia preocupat o ocupat de les meves idees i aportacions.

En segon lloc voldria aclarir alguns equívocs en que cau, vull suposar que involuntàriament, qui va redactar l’article:

Efectivament vaig ser president de Fòrum Babel Barcelona, associació que va realitzar grans esforços per donar a conèixer els plantejaments dels dos manifestos de l’esmenta’t moviment Fòrum Babel. Aquí els deixo els enllaços a aquests documents (Primer manifest: http://bit.ly/Ygd4EQ) (Segon manifest: http://bit.ly/1l9LBzb) per aclarir-li a qui sembla haver malinterpretat que el Fòrum Babel mai va lluitar per expulsar el català de les escoles, ni tan sols va ser un defensor del castellà. En tot cas, un defensor dels drets dels ciutadans i del bilingüisme escolar i institucional. Als que estiguin interessats a aprofundir en el tema els recomano de tot cor el treball “La incidència del Fòrum Babel a la societat catalana” (http://elies.rediris.es/elies16/FBabelesp.html) de la catedràtica María Luisa Calero Vaquera de la Facultat de Filosofia i Lletres de la Universitat de Còrdova.

En el cas de la meva participació a Esquerra Unida i Alternativa puc dir-los que vaig participar en la seva constitució i en el seu congrés fundacional vaig entrar, tal com indica el seu article, al Consell Nacional en representació de la “Corrent Federal” i també en la seva Permanent (executiva ), de la qual seria “apartat” de manera poc democràtica per les meves crítiques a la patrimonialització del partit per part del grup promotor (PCC, PSUCviu, etc), tal com indico en el perfil del meu bloc. El seu escorament cap a posicions netament nacionalistes va determinar la meva sortida en el segon congrés.

En el cas de Ciutadans, que està més documentat al meu blog ja que el vaig començar a escriure després de la meva sortida, vaig participar activament en la creació del projecte i, si bé en el primer congrés començava a veure la seva deriva cap a posicions de centre dreta, em vaig mantenir voluntariosament en el mateix fins que en el segon congrés vaig comprendre que no era possible corregir aquest biaix. De tot això es pot obtenir informació al meu blog, com ja he indicat abans.

D’altra banda jo estaria encantat de publicar a El Periódico, La Vanguardia, El País, Publico.com o ElDiario.es, ja que la seva tirada i distribució són més grans que les de Crònica Global on habitualment em publiquen. A aquests només puc estar agraït. És evident que la línia editorial de Crònica Global no és coincident amb la meva, com no ho seria cap de la premsa abans esmentada, però conec al seu president Francesc Moreno, antic militant socialista i al seu director Alejandro Tercer i des de la discrepància els considero amics. Tal és així que em van publicar un article que ressenyen vostès: Transversalitat o esquerra davant del nacionalisme ((http://www.cronicaglobal.com/es/notices/2014/05/transversalidad-o-izquierda-frente-al-nacionalismo-7577.php) en el qual clarament critico Societat Civil Catalana des de posicions d’esquerra, quan és evident que la seva línia editorial està donant suport a SCC. Pel que sembla JB / QS, el seu redactor, no es va llegir detingudament el citat article.
També m’ha publicat Rebelión (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=186735) i La Marea (http://www.lamarea.com/2014/08/08/300-pujol-y-la-casta-catalana/)

És evident que l’estelada no és la meva bandera atès que no sóc independentista, però quan dic que em molesten ho faig en referència a un fet concret pel que entenc que quan vostès ho descontextualitzen estan manipulant i tergiversant. Cert és que qui tingui una mica d’interès accedirà a través del seu enllaç al text en qüestió i podrà treure les seves pròpies conclusions (vegeu enllaç de Rebelión).

Vull aclarir que els versos satírics als quals fan referència no són meus, ja voldria jo tenir la creativitat del poeta! Corresponen a Jesús Royo, socialista, gran poeta i millor amic, que té un interessant assaig editat per editorial Montesinos titulat “Arguments per al bilingüisme”. Quan rebo els seus sonets em prenc la llibertat de penjar algun en el meu bloc en l’apartat “Sonet diari de Jesús Royo”.

Finalment vull puntualitzar que les meves declaracions com Portaveu del Cercle Podem de Nou Barris s’han restringit  a les decisions de l’Assemblea de l’esmentat cercle. Això no treu que com a ciutadà lliure pugui opinar sobre tot allò que m’interessa i m’afecta i que, per descomptat, vull defensar en el si de Podem. Altre cosa serà el resultat del debat democràtic.

En tercer lloc voldria valorar l’oportunitat que s’hagi publicat ara el seu article sobre la meva persona. Evidentment, com tota valoració, la meva és subjectiva, però no per això menys legitima.

Podria pensar que sóc molt important i el meu ego es complauria, però seria pedant per part meva tal cosa. Més aviat crec que, en tot cas, sóc un cap de turc dins d’un projecte que m’excedeix i que afecta a Podem. M’explico:

El conglomerat nacionalista-secessionista, dins del qual entenc està la seva publicació, està preocupat per les possibilitats de creixement de Podem en l’entorn de l’esquerra, de tota l’esquerra. I sobretot que de  Podem no només atregui molts dels votants actuals d’aquesta esquerra que va des del PSC fins a la CUP, passant per ICV-EUiA, sinó que pugui trencar el sostre fins ara estancat en aquesta esquerra i amb això trencar el consens general de tot el nacionalisme transversal (des de la dreta rància d’Estat Català, passant per CiU, ERC i els seus satèl·lits i “l’esquerra-nacionalista” que arriba fins a la CUP incloent satèl·lits com “Procés Constituent”). També es pot especular que molts vots esquerrans i no nacionalistes que van anar a Ciutadans vagin ara en Podem. Vaig captar la seva preocupació en algunes interpel·lacions a les xarxes sobre això. Un altre element de preocupació per al nacionalisme-secessionisme és la capacitat de Podem d’activar l’abstencionisme diferencial que existeix a Catalunya,  un abstencionisme res nacionalista.

Per minimitzar aquest perill hi ha dues formes i a totes dues juga el conglomerat.
Una primera és l’assimilació Podem a aquests postulats nacionalistes-secessionistes mitjançant l’entrisme o embebimient d’aquesta organització amb persones de l’entorn i mitjançant l’assumpció d’un discurs pseudo-democràtic al voltant del concepte del “dret a decidir”. Aquest entrisme s’està donant ja i respon a estratègies ben experimentades en els últims 30 anys. Es va practicar al 15M a la Plaça Catalunya. La primera reacció va ser d’estupor i acusacions d’espanyolisme; després es va reaccionar insistentment fins incloure el tema de l’autodeterminació dels pobles, de manera injusta i amb no poques reticències, com reivindicació del 15M; i finalment es va treballar per atacar els fonaments del moviment després de l’èxit de l’acció “Envolta el Parlament” i es va iniciar l’espiral secessionista.
Podem es troba en aquesta cruïlla i per l’esmentat conglomerat cal neutralitzar qualsevol opció que signifiqui sortir del “políticament correcte” a Catalunya. Per la meva desgràcia em vaig moure i la foto va sortir borrosa: el seu article.

Una segona possibilitat és deslegitimar Podem si finalment les tesis nacionalistes no s’imposen. Quina més gran deslegitimació a Catalunya que acusar de sucursalisme i generar a l’intern una crisi permanent!

Les negociacions amb guanyem Barcelona per crear una candidatura popular a l’alcaldia de la ciutat poden ser una bona opció sempre que el que s’acordi es centri en temes socials i deixi al marge la qüestió nacional. Utilitzar la possible candidatura unitària per a la concreció d’una altra de la mateixa índole de cara a les autonòmiques seria la clonació de les formes clàssiques de l’esquerra espanyola en mantenir organitzacions diferenciades per a Catalunya que l’estan buidant de votants. Això ho consideraria un greu error d’estratègia que no casaria molt bé amb els postulats de renovació organitzativa de Podem. Aquesta possibilitat frenaria les potencialitats de Podem de trencar la partitocràcia actual.

Però la qüestió és definir quin és el detonant que posa focus sobre mi. I penso que és l’article publicat a La Marea i titulat “300, Pujol i la casta catalana” (més amunt he deixat l’enllaç) i al qual no fa referència la seva publicació. Un article que on no parlo  sobre el “dret a decidir” però que sembla ferir a tot l’arc independentista i es centra en la denúncia d’aquest fals oasi català nostre arran de la constatació de la corrupció de la família Pujol. Sí, cert que no hi ha sentència condemnatòria, però la ciutadania no té dubtes. A alguns els farà més mal i d’altres menys; a alguns haurà sorprès i a d’altres no, doncs ho suposàvem. Certament va signat com a portaveu del Cercle Podem de Nou Barris i és l’únic que he signat com a tal, però abans ho van llegir els companys d’Organització-Coordinació i van donar el seu vistiplau.

Crida l’atenció que el 12 d’agost, un dia abans de la publicació del seu article, cert personatge, intel·lectual àulic per la incorporació dels castellano-parlants al procés secessionista, va publicar al seu bloc referències manipuladores sobre el meu article abans indicat i, d’unes hores més tard, un altre post amb un titular que pràcticament calquen vostès en la seva publicació. No és gent de Podem però si semblen tenir interès en influir, d’una o altra manera, en el seu desenvolupament.

El debat sobre nacionalisme i esquerra no és nou i resoldre la qüestió afirmant que el “dret a decidir” és un dret democràtic és una simplificació que mereix un millor desenvolupament i deixo per a més endavant. Mentrestant, m’atreveixo a suggerir un escrit publicat a Rebelión de Jesús Sánchez Rodríguez titulat “El debat sobre el nacionalisme entre Hobsbawm i Nairn i el dret a decidir a Catalunya”” (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=188479&titular=el-debate-sobre-el-nacionalismo-entre-hobsbawm-y-nairn-y-el-derecho-a-decidir-en-) del qual voldria subscriure el següent paràgraf:
“Què podríem dir de l’actual procés cap a la independència a Catalunya a la vista d’aquest debat? Primer, cal constatar que estem en presència d’una de les situacions més habituals en la història de les relacions entre l’esquerra (marxista?) i el nacionalisme, és a dir, aquella en què l’esquerra (catalana) està en una situació de subordinació respecte al nacionalisme de dretes. A Catalunya és la burgesia (CiU) i petita burgesia (ERC) la que pilota el procés sobiranista, marcant els objectius i els ritmes ”
És evident que les meves posicions en aquest debat estan al costat Eric J. Hobsbawm.

Signo aquest escrit no com a portaveu de Podem Nou Barris sinó com a militant de Podem.

Vicente Serrano
Barcelona, 18 agost 2014

 

 

300, Pujol y la casta catalana

mas-pujol-chicHasta Jordi Evole le creía cuando afirmaba su honorabilidad. ¿Tan ciega ha estado la sociedad catalana? Mira que dejó pistas. Ya desde lo de Banca Catalana, en los inicios del Pujolismo, quedó claro que los tejemanejes de Pujol y familia quedarían envueltos, tapados por la bandera. ¿Es posible una ceguera social ante un desvío de fondos públicos de más de 3.000 millones de euros? Se demostrará o no judicialmente, pero sea en comisiones de empresas o desvíos directos, los paganini fuimos todos.

La casta catalana la forman unas 300 ó 400 familias que han acumulado propiedades, capital y poder político desde hace 300, o más, años. Siempre lagrimeando con lo del “España nos roba”, mientras ellos expoliaban y acumulaban a costa del resto de catalanes y españoles. Tras los denostados “decretos de nueva planta” se elimina el monopolio de Sevilla sobre el mercado americano y ahí se empezó a fraguar la fortuna de muchos “catalanes de pro” que se enriquecieron con el mercado de esclavos y su explotación en los ingenios de su añorada Cuba que tanto y tanto dinero les aportó. El mercado cautivo de la malvada España trajo para esta casta de llorones cocodrilos pingües beneficios a anotar como superávit en ese balance comercial de 300 años, o más, que nadie reclama publicar. Y no, no es que se haya beneficiado al pueblo catalán, no; solo esa casta de más o menos 300 familias. (más…)

República. Del gRano y de la paja.

REPUBLICA BANDERA2A los republicanos españoles la abdicación de Juan Carlos nos pilló con el pie cambiado. El análisis debe iniciarse el pasado 14 de abril en una Plaza de Sant Jaume de Barcelona casi vacía, donde menos de trescientas personas celebramos el aniversario de la proclamación de la II República Española y reivindicamos la instauración de la Tercera. Lidia Falcón  lamentaba cuán pocos que éramos y se preguntaba dónde estaba la izquierda, dónde los grupos feministas, dónde los sindicatos. No entendía la desidia ciudadana. Yo tampoco.

En la víspera, domingo 13 de abril, acudí a la manifestación republicana que cada año se celebra por la mañana en mi distrito de “Nou Barris”. Había tantas banderas “estelades” (secesionistas) como republicanas. A algunos nos molestó pero los convocantes resolvieron por alabar la convivencia, la unidad de los que luchan contra el “poder establecido”, en una interpretación errónea del principio maoísta de que “el enemigo de tu enemigo es tu amigo”.

Considerar al nacionalismo, el secesionismo, como un proyecto compatible con la lucha por la República, con las luchas sociales, y abogar por integrarlo en la lucha contra el capitalismo, la aceptación pasiva del relato anacrónico (y, por ende, falaz) del nacionalismo es uno de los mayores errores de las izquierdas españolas de los últimos 50 años. (más…)

Los soberanistas catalanes venden la independencia como la panacea “per canviar-ho tot”

 La independencia va a arreglarlo todo,

dicen los chicos de la CUP y Esquerra:

nos saldrá todo gratis, ni una perra,

y guapos, hasta el propio Cuasimodo.

Separados de España, reino godo

de mítico renglón y áspera tierra,

seremos gente alegre, audaz, gamberra,

de trencadís, al gaudiniano modo.

Nuestra vida será un crucero, un viaje

lleno de arte, de música y follaje

libre, sin cortapisas, sin estops.

Y, hermanados en mística sardana

-colofón de la Vía Catalana-

cantaremos al mundo: “tots som pops”.*

* literalmente “todos somos pulpos”, lo dicen los danzantes para llevar el ritmo de la sardana.

Transversalidad o izquierda frente al nacionalismo

Cartel SCC         bandera repúblicana

Para la izquierda política el ciudadano, igual, libre y fraterno, es el sujeto político de su devenir histórico. Para los herederos de la Revolución Francesa apenas hay espacio moral para valores o principios comunitaristas o identitarios que sustraigan el protagonismo al ser humano individual y consideren como sujeto político supuestas entidades construidas sobre criterios étnicos, lingüísticos o religiosos. No admite coartadas para el privilegio. Desde esta perspectiva, no cabe sino felicitar a la novísima asociación Sociedad Civil Catalana (SCC) cuando en su manifiesto de constitución proclama que “Cataluña no está oprimida” y que “¡La independencia ni la queremos, ni nos conviene!”.

Dicho manifiesto, sin embargo, no es ajeno a tales vicios ni tampoco a los del peor de los capitalismos, por lo que deja fuera a nuestra izquierda. En él se echa de menos una crítica a la crisis estructural, tanto económica como política y social, que sufrimos en Cataluña y en toda España. Máxime siendo esta triple crisis el pretexto egoísta que ha enarbolado el nacionalismo en su exacerbación.
(más…)

De política y sentimientos

fragil

A la derecha la igualdad nunca le ha interesado mucho. Luis María Anson (El Mundo, 13/2/14) cree que eso del café para todos es una memez. Piensa que hay que reformar la Constitución para el “reconocimiento de la singularidad de Cataluña y su tratamiento fiscal”. Vamos, que no le importa hacer un intercambio de cromos con tal de mantener el chiringuito de su adorada monarquía. Y la izquierda, por su lado, alimentando la bestia con el “sacrosanto” derecho de autodeterminación. De tontos útiles al harakiri histórico no hay nada.

La diferencia entre la derecha y la izquierda ante el nacionalismo es el uso que hacen de él. Digamos primero que el nacionalismo es un concepto burgués, de derechas, inventado en el S. XIX para proteger sus mercados (romanticismo de juegos florales aliñado con intereses economico-comerciales). Actualmente es una herramienta en el proceso de acaparación de las plusvalías.

El marxismo ha teorizado, hace tiempo, la gran contradicción interna del capitalismo: “La caída tendencial de la tasa de beneficios”. El colonialismo, las guerras mundiales, el consumismo, las guerras focalizadas, el liberalismo comercial junto al proteccionismo interno, etc. han pretendido compensar esa “caída” ampliando los mercados externos, en forma de imperialismo, y los internos, mediante el marketing y la publicidad, generando “necesidades creadas”, creando una sociedad consumista inagotable y continuamente insatisfactoria.

Hoy el nacionalismo es una herramienta, bien engrasada, en manos del poder económico mundial. No les importa el sufrimiento que ello pueda causar. Enumerar los casos no es necesario, solo hay que revisar las hemerotecas.

Seguramente cualquier nacionalista catalán querrá distanciarse de la anterior definición, aduciendo las hondas raíces históricas, identitarias y sentimentales de su causa. ¡Como todos los nacionalistas!

El nuevo paradigma en la lucha del capitalismo por compensar esa “caída de los beneficios” es el asalto a los dineros públicos que gestionan los estados. No es un proceso nuevo; las políticas de liberalización de servicios públicos en la UE es un claro ejemplo. En España la privatización sanitaria auspiciada por el PP en la Comunidad de Madrid, momentáneamente detenida, es la punta del iceberg bajo el que se ocultan otros procesos previos de privatización sanitaria como los llevados a cabo en Cataluña, en forma de concertación, por el nacionalismo de derechas y de “izquierdas”, en Andalucía por el PSOE y en Valencia por el PP. El invento de la escuela concertada con la LOGSE “socialista” ha sido y es un sistema de desvíos de dinero público a manos privadas. En eso Cataluña es el paradigma.

Podría parecerle a alguien que sufro una paranoia conspirativa, sin embargo pequeñas evidencias se nos van mostrando, sin llegar a ser exhaustivas. El pasado año Alternativa Ciudadana Progresista presentó el libro de Alfredo Grimaldos sobre la transición española. Es un periodista que ha acreditado su gran conocimiento sobre las interconexiones entre la política y las agencias de espionaje a nivel mundial. No dudó en su parlamento en señalar a Israel, a través ¡claro! de sus servicios de espionaje, como instigador del nacionalismo en Cataluña. La visita y recepción por las altas autoridades de Israel del Sr. Mas parece confirmarlo. La ignorancia, el olvido y el desprecio, casi diría, al pueblo palestino fue patente. Un pueblo que sí sufre una ocupación militar, que tiene muertos inocentes y a quienes se les ha levantado un muro para usurparles su tierra. Un pueblo oprimido que sí tiene derecho a la autodeterminación, algo que no tiene nada que ver con la situación de Cataluña en España.

Otra guinda de esa evidencia es la que apunta a la “doctora” Pilar Rahola. No se podrá decir que ella cobra del Mossad pero parece llamativo que su actual pareja presida el Consorcio de Comercio Cataluña-Israel. Dicen que antes era muy españolista, es lo que tiene el falangismo que se puede cambiar de objeto amado con facilidad. Perdón, ¿era el falangismo o el amor? o ¿la butxaca?

Algún día la izquierda tendrá que analizar las relaciones entre el sionismo internacional y su infiltración (incrustación, entrismo) en los movimientos sociales en Iberoamérica, sin perder de vista el gran número de iberoamericanos que han engrosado la población del actual Israel. Por cierto ¿de quién es esa universidad privada que dio el “doctor honoris causa” a Rahola?

Y más de uno se puede preguntar que para qué hacer el trabajo a otros, si a nuestros dirigentes catalanistas solo les mueve el sentimiento. Veamos. Afirmación contundente, aunque duela: Desde la restauración de la Generalidad siempre ha gobernado en Cataluña el nacionalismo. Corolario: La dinámica en todo ese periodo ha sido detraer del Gobierno central la gestión de cada vez más parte del pastel de los dineros públicos. Esto, que aparentemente no es bueno ni malo, es terrible si sirve a una causa injusta y sobre todo si esa detracción se pretende insolidaria y no solo con el resto de ciudadanos españoles, si no también en su reparto dentro de Cataluña. Y tal es el caso: La “construcción nacional” de Cataluña no se puede desligar de un proceso de apropiación indebida de dineros públicos con destino al proyecto identitario y desvío a manos privadas del entorno de las famosas 300 familias que componen la casta, el núcleo de poder nacionalista. Se ha hecho con la ley y al margen de esta. La corrupción es parte consustancial del “proceso”.

Los sentimientos son una mercancía y el materialismo dialéctico histórico ha muerto. La izquierda española y en particular la catalana ya no hacen sus análisis en base al marxismo y ni siquiera desde un punto de vista de clase. Son los sentimientos identitarios los que guían sus políticas, y no los sentimientos de sus militantes y aún menos los de sus votantes. Es la pertenencia social e identitaria de sus dirigentes lo que marca la ruta. Y eso no es por casualidad.

En la lucha antifranquista la izquierda española asume un complejo de culpa ante el nacionalismo, concediéndole una carta de naturaleza democrática, aceptando un derecho de pernada feudal en forma de preeminencia en la gestión de las Comunidades Autónomas, inicialmente en las llamadas históricas. Posteriormente ha asumido en su propio discurso las teorías soberanistas.

En Cataluña el proceso es más hondo, en las primeras elecciones autonómicas se cede a Pujol la Generalidad, aún cuando la izquierda había obtenido la mayoría y eso a cambio de nada (pura subordinación al nacionalismo). Los gobiernos de Maragall y Montilla ya son puro nacionalismo, soportados por una base sociológica a la cual marginan y condenan culturalmente y no por la concurrencia de ERC y ICV-EUiA en el gobierno tripartito. El nacionalismo estaba en el ADN del PSC.

A la izquierda los sentimientos identitarios la han desnaturalizado y la condenan al ostracismo y a la incapacidad de recuperar la ansiada hegemonía cultural perdida de la que disfrutó en tiempos de la transición.

La derecha siempre es más pragmática, es neo-liberal y por ello entiende que los sentimientos de pertenencia, la identidad, es una mercancía que se manufactura, que se puede introducir en una cadena de montaje, de transformación, manipulación, empaquetado y maquetación. Un bien que se compra y se vende o se utiliza con intenciones más o menos espurias.

Y eso parece que finalmente Rajoy ofrecerá a Mas: Un tratamiento fiscal especial, un concierto, que contente al establishment catalán. Ese acuerdo es posible y lógico entre neoliberales por que para ellos la desigualdad es una necesidad en el proceso de acumulación de rentas y los dineros públicos son muy golosos. Es un reajuste en el reparto entre iguales, entre clases capitalistas, ahí donde el apellido no tiene mayor importancia. Es la derecha.

Lo que sigue siendo un misterio es la defensa de esos postulados desde la izquierda. Lo que cabría esperar es una defensa numantina de la igualdad y un proyecto fiscal y social que la garantizase; eso implicaría un sistema fiscal para toda España, incluyendo País Vasco y Navarra. Es decir: una apuesta por la ciudadanía y no por la identidad. A no ser que entendamos que las direcciones de esos partidos han sido okupadas por el nacionalismo bien a través de hijos de esa burguesía nacionalista o meritorios charnegos agradecidos.

Vicente Serrano
Crónica Global. Lunes, 7 de abril de 2014

 

Sindicalismo y nacionalismo

La Comisión Obrera Nacional de Cataluña firma un convenio con la Asamblea Nacional Catalana. Parece mentira pero es verdad y en realidad no es tan extraño.

Los sindicatos en Cataluña, al igual que los partidos políticos de izquierda, han asumido la norma de que sus direcciones las conformen nacionalistas y eso ha contado con el beneplácito acomplejado de las direcciones de dichos sindicatos y partidos estatales. La única excepción fue la de Justo Domínguez, que fue secretario de UGT Cataluña entre 1983 y 1990, y que, según relató Olegario Ortega en su funeral, se quedó enganchado a la brocha mientras pintaba, pues le quitaron la escalera. Se notaba que no estaba en la cuerda nacionalista.

En el acuerdo entre Joan Carles Gallego y Carme Forcadell la clave, cómo no, está en la defensa del derecho de autodeterminación o, como gusta de llamarlo el separatismo, “derecho a decidir”. Y la Forcadell añade “que el avance nacional es inseparable del avance social”, mantra repetido por toda la izquierda catalana oficial y alternativa: véase la “anticapitalista” Esther Vivas o la monja “constituyente catalana” Forcades o los chicos de la CUP con su diputado Fernández. “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad” dijo Lenin y repitió Goebbels.

¿Es un convencimiento del movimiento sindical en Cataluña lo del “derecho a decidir”? ¿Son nacionalistas los afiliados de los sindicatos? O, como he argumentado en otra ocasión ¿Es parte de la estrategia nacionalista? Ocupar todos los segmentos ideológicos haciendo eso que los trotskistas llamaban entrismo o embebimiento en asociaciones, partidos, sindicatos, asociaciones de padres, de petanca, ONGs, casas regionales, clubes de futbol, de parchís, etc. Estrategia que tan buenos resultados les está dando. No es que los afiliados de CCOO y UGT sean secesionistas, no. Es que quien los representa públicamente si lo es.

Y eso implica que ha habido una aceptación de las clases trabajadoras de ser subsidiarias del nacionalismo, que ha aceptado las teorías “psuqueras” de integración y ascensión social que se han demostrado falsas, ya que ese sometimiento no ha conllevado una mayor participación o ascensión en la sociedad, si no todo lo contrario. Y en todo caso si se ha dado puntualmente es en base al abrazo enfervorecido del nacionalismo, véase como ejemplo público al que sustituyó a Justo Domínguez, el que se quedó la escalera: el asturiano Josep María Álvarez. Solo hay que revisar los apellidos de los diputados en el Parlamento autonómico de Cataluña y especialmente en las listas del PSC e ICV-EUiA. Montilla es el paradigma del “charnego agradecido” más nacionalista que nadie. Hay que hacerse perdonar. ¿Perdonar qué?

Fui afiliado y delegado de CCOO desde la transición hasta que las abandoné para crear en 2003, con un grupo de críticos de Barcelona, el sindicato COBAS del que también marché en 2012 por sus posiciones pro-nacionalistas. Creo en la necesaria organización de los trabajadores a través de sindicatos de clase que defiendan sus intereses. Pero los postulados de las actuales direcciones de los sindicatos en Cataluña pretenden convertir a la clase trabajadora en la carne de cañón de un proyecto étnico de las clases que detentan el poder económico y político en Cataluña. A eso se le llama hacer de palanganero. Solo faltaba este acuerdo en el que se comprometen a realizar reuniones y otros eventos para extender el susodicho “derecho a decidir”. Es decir, hacer pedagogía del secesionismo.

Está llegando el momento en que hay que poner en entredicho la democracia interna del sindicalismo y si las direcciones actuales cumplen su función de sindicación de los intereses de las clases trabajadoras. No solo en Cataluña.

Vicente Serrano
Crónica Global. Miércoles, 26 de marzo de 2014