De política y sentimientos

fragil

A la derecha la igualdad nunca le ha interesado mucho. Luis María Anson (El Mundo, 13/2/14) cree que eso del café para todos es una memez. Piensa que hay que reformar la Constitución para el “reconocimiento de la singularidad de Cataluña y su tratamiento fiscal”. Vamos, que no le importa hacer un intercambio de cromos con tal de mantener el chiringuito de su adorada monarquía. Y la izquierda, por su lado, alimentando la bestia con el “sacrosanto” derecho de autodeterminación. De tontos útiles al harakiri histórico no hay nada.

La diferencia entre la derecha y la izquierda ante el nacionalismo es el uso que hacen de él. Digamos primero que el nacionalismo es un concepto burgués, de derechas, inventado en el S. XIX para proteger sus mercados (romanticismo de juegos florales aliñado con intereses economico-comerciales). Actualmente es una herramienta en el proceso de acaparación de las plusvalías.

El marxismo ha teorizado, hace tiempo, la gran contradicción interna del capitalismo: “La caída tendencial de la tasa de beneficios”. El colonialismo, las guerras mundiales, el consumismo, las guerras focalizadas, el liberalismo comercial junto al proteccionismo interno, etc. han pretendido compensar esa “caída” ampliando los mercados externos, en forma de imperialismo, y los internos, mediante el marketing y la publicidad, generando “necesidades creadas”, creando una sociedad consumista inagotable y continuamente insatisfactoria.

Leer artículo completo en Crónica Global

Sindicalismo y nacionalismo

La Comisión Obrera Nacional de Cataluña firma un convenio con la Asamblea Nacional Catalana. Parece mentira pero es verdad y en realidad no es tan extraño.
Los sindicatos en Cataluña, al igual que los partidos políticos de izquierda, han asumido la norma de que sus direcciones las conformen nacionalistas y eso ha contado con el beneplácito acomplejado de las direcciones de dichos sindicatos y partidos estatales. La única excepción fue la de Justo Domínguez, que fue secretario de UGT Cataluña entre 1983 y 1990, y que, según relató Olegario Ortega en su funeral, se quedó enganchado a la brocha mientras pintaba, pues le quitaron la escalera.

Leer artículo completo en Crónica Global

Per un país de tots, l’escola en català!

“Per un país de tots, l’escola en català!”
Traducción: “Por un país de todos, la escuela es nuestra”.

A ver, revisemos. Si el país ha de ser de todos, la escuela también ¿no?
Es decir, la escuela en las lenguas de todos. ¡Digo yo!

O lo que pasa es que no sé traducir del catalán y cometo el error de ser literal. Vuelvo a intentarlo: “Por un país de todos, la escuela en español” (¡jo que susto les ha dao!). La verdad, no me acaba de convencer esta traducción. Propongo una modificación en castellano y en catalán. A ver qué os parece. “Per un país de tots, l’escola en castellà i en català”. Traducción: “Por un país de todos, la escuela en catalán y en castellano”. A mí me suena bien. ¿Y a vosotros?

Leer artículo completo en Crónica Global

 

Eslabón Perdido

eslabonrotoNo me esperéis, no iré, no estaré. No me busquéis por que no me encontrareis. El once de septiembre es un día que acostumbro a salir de Barcelona.

No quiero ser el eslabón de una cadena/condena que encadena mi libertad, no quiero ser eslabón de una cadena insolidaria y egoísta. No me quiero encadenar a la mentira y a la falsificación histórica, ni a la mentira económica.

Quiero ser un eslabón roto, un eslabón perdido en vuestro proyecto secesionista, por que hay otra Cataluña posible, fraternal, solidaria y justa. Donde la libertad de los ciudadanos no esté coartada por su adscripción identitaria, donde la lengua sea un medio de comunicación y cooperación, independiente de si se habla en castellano o catalán. Donde el concepto de solidaridad no se acabe en el Ebro, si no que se extienda por toda España y más allá.

Vuestra cadena pretende levantar fronteras que nunca existieron, excepto para los manipuladores y explotadores, los que siempre se han beneficiado a costa del trabajo ajeno. Los que pretenden perpetuarse en el poder desde siempre, antes bajo el franquismo y ahora tras un nacionalismo egoísta y etnicista.

Se que habrá eslabones convencidos de tener la verdad, pero la verdad es algo difícil de tener cuando todo lo que ves tiene un prisma impuesto. Es difícil liberarse de las orejeras que el nacionalismo ha creado en más de treinta años. No es fácil cuando la escuela te alecciona, la televisión te lo enseña y los periódicos lo cuentan; cuando tus fuentes de información y formación son univocas tu pensamiento no puede ser critico. Te conviertes en un eslabón mas de una cadena que te arrastra y te condena. Abducidos por un sueño inducido y mediático hay quien quiere arrastrarnos a todos los catalanes a la uniformidad, a ser súbditos en vez de ciudadanos a tener la obligación de amar y odiar según dicten unos políticos incapaces que fueron los primeros en recortarnos la sanidad y la educación en toda España.

Se que no estoy solo, que soy un eslabón perdido, pero se que hay muchos como yo que no formaremos parte de esa cadena de opresión, que no lo haremos conscientemente por que creemos en la igualdad de los ciudadanos sean de donde sean, hayan nacido donde fuere y vivan donde quieran o puedan. Se que la mayoría de esos eslabones perdidos son trabajadores y de izquierdas y no acaban de entender que hacen partidos como el PSC y ICV-EUiA jugando a “la puta i la ramoneta” con el tema del “derecho a decidir”. Se que somos muchos los eslabones perdidos, pero no nos vemos. Se que no creemos en el nacionalismo como ideología política, que solo siembra odio y dolor. Sabemos que nos mienten con lo del “expolio fiscal” y lo de que “España nos roba”. Queremos una España mejor y más justa y solidaria; sabemos que las actuales políticas del PP y de CiU/ERC son injustas y retrogradas. Creemos que federalizar España es garantizar la igualdad entre comunidades y, sobre todo, entre ciudadanos. Creemos que el estado, en cualquiera de sus administraciones (central, autonómica o municipal) no puede entrometerse en los sentimientos de pertenencia de cada ciudadano y ha de practicar un laicismo identitario. Creemos que un proceso de federalización aparte de descentralizar competencias ha de replantearse recuperar para la administración central aquellas que más inciden en la igualdad de los ciudadanos, como son educación y sanidad. Estamos convencidos de que es necesaria una reforma electoral que no premie a unos territorios frente a otros, haciendo efectivo la ecuación de igualdad de todos los votos.

España necesita cambios, necesita políticas progresistas y de redistribución de la riqueza, mayor justicia social e inversiones del Estado para promover el empleo como lo más prioritario. España no necesita involuciones con cadenas, vías catalanas y falacias como el “derecho a decidir”, basta de historias románticas y seudo-feudales.

El nacionalismo reclama el reconocimiento de la diferencia alegando la falta de reconocimiento a la diversidad en España, pero es incapaz de concebir una Cataluña diversa por eso nos quiere homogenizar y uniformar a todos. Hay tanta o más diversidad en Cataluña que en el conjunto de España.

En todo caso la diversidad enriquece y es un hecho en un mundo globalizado, pero no es un derecho. Todos somos distintos pero las luchas políticas y sociales han de centrar su objetivo en la igualdad. Ese es el derecho por el que hemos de trabajar. Los partidos de izquierda antes mencionados dicen luchar por la igualdad pero reclaman prioritariamente, al revindicar un derecho solo para Cataluña, la fiscalidad de los ricos, algo incomprensible.

Somos muchos eslabones perdidos, escapando de una condena/cadena. Pero sabemos que nos encontraremos en la lucha por una sociedad más justa y democrática. Por que la democracia no es un referéndum de autodeterminación; al estilo de los que Franco convocaba; es mucho más. No hay democracia sin libertad, sin justicia social, sin igualdad, sin solidaridad, sin fraternidad. No hay democracia sin información libre, sin formación critica, sin verdad.

Y eso, los encadenados de mañana, 11 de septiembre, no es lo que quieren.

Aquí está un eslabón perdido….., roto.

Vicente Serrano

Ios (Grecia), 10 de septiembre de 2013

Nota.- Este artículo una vez escrito y por falta de pericia de su autor (yo) fue imposible subirlo al Blog desde una modernísima e incompresible tableta.

Barcelona, 14 de septiembre de 2013

In memoriam: Manuel Fernández Cuesta

Manuel Fernandez CuestaConocí no hace mucho a Manuel. En Alternativa Ciudadana Progresista teníamos mucho interés en presentar en Barcelona el libro de Martín Seco: “Contra el €uro” y apareció Manuel dispuesto a facilitar las cosas. Lamentablemente no pudo acudir a la conferencia pero en un posterior viaje a Barcelona compartimos cerveza e inquietudes políticas, coincidencias y discrepancias, pero sobre todo compromiso, me regaló la biografía de Robespierre “Una vida revolucionaria” y me arranco un compromiso para que ACP presentara el libro de Alfredo Grimaldos “Claves de la Transición”; así fue y esta vez nos acompañó tanto en la interesante conferencia como en la más, si cabe, cena posterior. Esperaba una larga amistad trufada de colaboraciones. Lastima de su perdida. A todos sus amigos, allegados y colaboradores de Editorial Península: Un fuerte abrazo.