Manifestación nacionalista y sindicalismo

Con motivo de la manifestación del 10 de julio convocada  contra la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, se generaron una serie de artículos dentro del grupo (lista de correos) de delegados de mi sindicato que pienso no tiene desperdicio. Os transcribo íntegramente la correspondencia y al final de la misma mi último correo que considero más interesante. A este último y otro del compañero F solo hubo respuestas en privado y solicitando el fin del debate.

Primer correo (desde la cuenta oficial del sindicato) viernes, 9 de julio, 2010 11:52.-
Estimados/as compañeros/as:
Para la manifestación del día 10 el sindicalismo alternativo y el conjunto de los que normalmente formamos un bloque en las manifestaciones hemos quedado en Diagonal/Pg. de Gracia, en la esquina del Deutsche Bank, a las 17.45 h.
Saludos
Segundo correo (remitido por el compañero F a la lista) 09/07/2010 12:44.-
En opciones ideológicas claramente reaccionarias resulta evidente que no debería  estar mezclado el sindicalismo alternativo, a no ser que se aclare cual es la alternativa que defiende.
Los componentes protofascistas incluidos en algunos de los postulados inscritos en los motivos de la manifestación deberían hacernos ver que utilizar los instrumentos de nuestra organización, sin un debate previo es precisamente algo que debería ponernos en aviso de los que puede venir..
Frente a todo ello solo puedo decir:
*¡NO PASARÁN!*
Un saludo
F
Tercer correo (mi primera respuesta) 11/07/2010 19:23.-
Disculpad que haya desatendido estos días mi correo y no haya leído hasta hoy 11 de julio el correo original y la respuesta de F. Pero a toro pasado creo que es necesario debatir en próximo pleno de delegado el tema de cuando nuestro sindicatyo se une a una manifestación, sea esta (a la que no asistí evidentemente ya que con comulgo con ciertas actitudes y posicionamientos) u otra.
Si no, uno llegará a pensar que la democracia tan participativa de la que nos jactamos es pura fachada.
Queda claro que suscribo lo que nos dice nuestro compañero F.
Saludos,
Vicente Serrano
Cuarto correo (remitido por el  compañero X, ya conocido) 13/07/2010 7:28,.-
Nuestro sindicato no se unió a ninguna manifestación el sábado día 10. No realizó ningún comunicado público llamando a la participación en la manifestación del día 10. No tuvo presencia en la manifestación del día 10 ni con banderas, ni pancartas, ni con ningún símbolo u objeto que denotara su presencia.
Nuestro sindicato tampoco decidió la no participación en esa manifestación, así que
un correo a los delegados prudentemente dirigido a “para los que vayan a asistir a la manifestación del día 10″, dando por supuesto que no iban a ser todos los delegados, pues es sabido que no genera consenso, no debía de haber causado en mi opinión reacciones tan virulentas.
Por otro lado la manifestación contó con el apoyo de TODA la izquierda organizada de Catalunya, desde la socioliberal, el PSC, hasta la anticapitalista, Revolta Global, pasando por ICV, EUiA, PSUC viu, PCPE, Corrent Roig, En lluita, POR, etc. No existe ni un solo partido o grupo político  de izquierda, que yo conozca, con alguna presencia en este país, que no apoyase la manifestación. Que en este contexto se haga un llamamiento a los delegados que vayan a asistir a la manifestación, para que formen parte del bloque “alternativo”, aunque pueda ser discutible, no parece una barbaridad.
Saludos
X
Quinto correo (remitido por el compañero T) 14/07/2010 10:42.-
Un poco largo pero con la frase clave para mi respuesta.
Hola:
No quería entrar en el debate, pero parece ser que hay una ligera costumbre de ponerse en la boca de alguien la palabrita “fascismo” ó “protofascismo”… cosa que creo, no debe ser utilizada a la ligera,  por las incomodidades que puede ocasionar.
Haber, por partes:
1º.- Si hay un mal entendido, se aclara y punto.
2º – Veo de muy mala educación, enfadarse por que se envíe un correo por si alguien asiste a una manifestación, que en mi opinión, esta era politizada en todos los sentidos, pero que tenia una razón de ser y me  explico: El proceso del Estatut, (guste o no guste la forma democrática), se dio conforme los cauces y leyes establecidas (proceso en el Parlament de cataluña, Proceso en las Cortes Generales y refrendado por el Pueblo Catalán) y después estas “se coartan por una sentencia de un Tribunal Constitucional” que tiene que definirse a instancias de un recurso de un partido de derechas (PP)(Partido Nacionalista Español, por definición).
Por lo tanto creo en mi humilde opinión que solo por eso es motivo para manifestarse. Otra cosa es que duela la participación a quien no le guste.
3º Por acabar, este será el Punto más extenso, os rogaria lo leyerais atentamente, para NO VOLVER A CAER EN LA SIMPLICIDAD DE PONERNOS EN LA
BOCA LA PALABRITA “FASCISMO” A LA LIGERA Y A LO CONTRA QUIENES NO LO
SON…:
El origen de la palabra fascismo deviene de “fasces”, que significa “atado” en latín. Remite al antiguo símbolo de autoridad del imperio romano, el “fascio littorio” (haz de varas), utilizado por los magistrados, que envolvía una cabeza de hacha. Las varas simbolizaban el  poder del castigo y el hacha el poder de la vida y la muerte. En tiempos modernos, la palabra fascismo fue recuperada por Mussolini. El mito fundacional del fascismo italiano utilizó el fascio como insignia oficial, como símbolo de la unidad cívica organizada y de la autoridad para castigar; pero es un símbolo que remite, a la vez, al mito sobre la continuidad de la Roma clásica del imperio romano y la Italia  revitalizada de Mussolini.
El fascismo fue un fenómeno desarrollado por las clases opresoras, que asumió la forma de una dictadura totalitaria en un Estado corporativo, en tiempos de gran crisis socioeconómica y miseria generalizada. El fascismo utilizó métodos totalitarios con fines conservadores. Actuó en interés de los que ejercían el poder: los monopolios industriales y sus aliados, los terratenientes. Los fascismos clásicos tuvieron un proyecto social neokeynesiano, con eje en un fuerte intervencionismo del Estado en la economía y en la vida pública y privada. Ese intervencionismo estatal fue disfrazado con una retórica discursiva y consignas “anticapitalistas”, incluso con una semántica que muchas veces utilizó fraseología socialista, pero que en la práctica favorecía al gran capital nacional, que a su vez financiaba al Estado fascista. En el caso del Tercer Reich (un Tercer Imperio que denotaba en su mismo nombre un franco carácter imperialista), el partido de Hitler asumió el nombre de Partido Obrero Alemán Nacional
Socialista. Un nombre clasista. La bandera nazi fue la clásica bandera rojinegra de las huelgas proletarias.
Otro rasgo característico de un proceso de fascistización está dado por una radicalización de los partidos burgueses hacia una forma de Estado de excepción capitalista (distinta del bonapartismo y las dictaduras militares), en el marco de una crisis de la ideología dominante. El fascismo se corresponde con una etapa y una estrategia ofensivas de la burguesía y con una fase defensiva de la clase obrera. Los sindicatos eran vistos como un desafío al poder del Estado; por eso fueron suprimidos o eliminados. Muchas veces, el fascismo, que no fue una “enfermedad” o un “accidente”, llegó al poder por la vía electoral.
A la cabeza de cada Estado fascista hubo un individuo carismático o jefe providencial que actuó como una dirección única por encima de la “masa” y las clases. El Duce Mussolini, el Führer Hitler, el caudillo Francisco Franco, representaban al guía de una masa atomizada y amorfa. Para el protofascismo los individuos no tienen derechos; el pueblo es concebido como una unidad monolítica que expresa la voluntad común. Puesto que una gran cantidad de seres humanos no pueden tener una voluntad común, el líder pretende ser su intérprete. El caudillo dirigía a la nación en aras del “bienestar general”. Durante el Tercer Reich, la “plebe” no participó, fue llamada a jugar el papel de pueblo, como una ficción teatral. El caudillo era la expresión autoritario-jerárquica que establecía una relación paternalista con un movimiento popular sumiso, que obedecía al líder de manera ciega. Se conformó así un universo concentracionario donde la humanidad quedó reducida a un haz de reflejos condicionados.
Saludos, T
Sexto correo (mi respuesta final) jueves, 15 de julio, 2010 01:02 .-
Correcto T:
“Para el protofascismo los individuos no tienen derechos; el pueblo es concebido como una unidad monolítica que expresa la voluntad común.”
Y perdona que te corrija tu segundo punto. ¿No se que entiendes por “refrendado por el pueblo catalán”, que la legalidad actual de como valido un referéndum donde no fue a votar ni la mitad de los ciudadanos no permite afirmar alegremente que todo el pueblo catalán tenga una voluntad común. Eso es lo que nos quieren hacer creer el nacionalismo transversal izquierda/derecha (interclasismo josentoniano que diría F). Porque, que yo sepa, había una conjunción superadora de ideologías que pretendía, id est, pretende hacerse con la voluntad monolítica de los catalanes.
Por otro lado despachar el tema con “un tribunal constitucional” indica un desprecio y desconocimiento de lo que significa un Estado de Derecho y de la función del Tribunal Constitucional como garante de derechos ciudadanos, al que recurrimos cuando nos va bien pero que se convierte en “un tribunal constitucional” en cuanto a los profascistas se les pone coto. Si, entiendo que el nacionalismo lleva en su concepción primigenia y final la voluntad de anular a la ciudadanía y convertirla en súbditos de una identidad que expresa, secuestrándola, la voluntad de los ciudadanos. El franquismo con su concepción nacionalista pretendía anular la ciudadanía creando el nacional catolicismo, Mussolini el Fascio Italiano y Hitler el Nacional Socialismo. El Nacional Catalanismo pretende lo mismo. Y como tu dices a veces llegan al  poder a través de  las elecciones, ahí tienes a Hitler.
Sobre el tema de despreciar el recurso en función de quien lo presenta dice poco de esta izquierda sectaria que tenemos, yo no tengo medios de presentarlo si no seguro que lo habría hecho y soy de izquierdas, bueno soy de izquierdas si el que reparte los carnets me lo concede. Por que he de decirte que a mi algún compañero, de este sindicato, me ha llamado fascista y no salio nadie a defenderme, al menos que yo sepa…
Y ya puestos a aclarar cosas decirle a X que no toda la izquierda estaba en la manifestación del sábado. Hay mucha gente que creemos que izquierda y nacionalismo son incompatibles y no estuvimos allí. Hay mucho lector literal de textos de Lenin en este tema, yo tal vez, sin ser muy dogmático, reclamo el concepto de pueblo de Rosa Luxemburgo relacionado con el concepto de clase y no limitado a una nacionalidad.
Tenemos compañeros que creen que la vía independentista nos llevaría a la revolución en un solo país: Cataluña. Me parece de un ridículo propio de épocas estalinistas, y además no se lo creen, son antes que todo nacionalistas.

Pienso que la izquierda debe reflexionar profundamente sobre arraigados conceptos que la llevan a defender proyectos protofascistas. Tal vez es necesaria una revisión de ellos. (y ojo con los miedos a la palabra revisión, hay tanto miedo a las palabras en esta izquierda que sufrimos).
Supongo que esto da para más pero no quiero extenderme.
Sobre la sentencia del TC es otro debate, tampoco es la que a mi me gustaría pero la acato. Otro si, es que yo no pelee por eliminar de la sociedad catalana todo intento de genocidio o asimilación cultural. Pero eso queda para otro momento….. ¿vale?
Saludos
Vicente Serrano
Séptimo y último correo (del compañero F) 15/07/2010 14:37.-
Protofascista no es exactamente lo mismo que fascista.. pese a que en la manifestación había gente con el aguilucho catalanista que entrarían dentro de esa definición.. y muy orgullosos de ello que están. .
Sin embargo, T, con esa explicación de la wiki de turno creo que dejas bien claro que lo de “proto” probablemente sea generoso.. y solo cabria esperar entonces que te unieras a los que damos tratamiento equivalente a la MANI.
Realmente es para estar preocupado cuando se realizan planteamientos como los que algunos hacen para justificar la mani.. Montesquieu queda bastante mal en España ya de forma habitual , pero que descaradamente se dé por bueno su entierro  .. pues… 
Luego nos quejamos de que Millet esté libre… malos tiempos se avecinan
F

Y nada más que añadir, sacad conclusiones
Vicente Serrano
Viernes, 23 de julio de 2010