Indignados

Este artículo se escribió a finales de julio y abandonado. Ante las proximas elecciones que pueden dar un vuelco en el gobierno español creo necesario dejar estas reflexiones inacabadas, pero tienen la virtud de no estar influidas por ese cambio que se nos avecina. En todo caso a posteriori será preciso realizar una revisión y en todo caso completarlo.

Barcelona, 18/11/11

Llevo tiempo diciendo que voy a escribir sobre el tema, pero mi propia vagancia y la sucesión de hechos hace me cueste sentarme a decir lo que pienso y que a la vez reelaboro.

En mis múltiples conversaciones con amigos y conocidos he escuchado y a veces asumido de forma contradictoria planteamientos variados sobre el “movimiento”.

Digo movimiento pues considero que eso es lo que debería de ser, lo que es, es una suma de proyectos que confluyen y a veces colisionan.

He oído afirmaciones que lo califican de movimiento revolucionario pues responde a una crisis de la sociedad, no solo por la crisis económica, esta en todo caso ha sido el detonante que ha destapado las contradicciones éticas y morales, y ha sacado a la luz los intereses contrapuestos de la clase política y el capital frente al pueblo (una suma de clases medias, autónomos, pequeños empresarios y clase trabajadora) y en ese sentido no va muy desencaminado.

También he oído afirmaciones sobre la mano negra de una izquierda que teme perder el poder y alimenta este movimiento contra la política en general esperando salir indemne de todo el proceso, culpabilizando a una derecha, que en todo caso no gobierna, por ahora.

Yo lo que he visto es una ciudadanía harta de la política realizada en estos últimos años (realizada por el PSOE, principalmente), sin una definición ideológica clara (posiblemente mayoritariamente de izquierdas, pero también muchos votantes de derecha (y hablo del PP) y un amplio número de grupos alternativos.

La frustración es mayor ya que quien esta gobernando y recortando derechos a los trabajadores, quien esta llevando al cierre de muchas pequeñas empresas y al paro a muchos autónomos y trabajadores, son los autodenominados adalides de la clase obrera. Sin embargo, estos, el autodenominado “gobierno socialista” se ha dedicado a vaciar los fondos del estado y de la seguridad social, poner en quiebra a las cajas de ahorro al nombrar políticos corruptos como gestores, gastar mas dinero en reflotarlas sin exigir responsabilidades políticas y penales a dichos gestores y ahora a malvenderlas a Chinos y Saudies, y finalmente, gastar todavía más dinero en salvar a la banca privada de sus especulaciones financieras.

Mientras, abandonaba al ciudadano que no tiene tabla de salvación para unas hipotecas impagables por culpa de una crisis que han generado… eso: los especuladores financieros, internacionales y nacionales; modifica los derechos laborares generando más indefensión de los trabajadores, retrasa la edad de jubilación y reduce drásticamente las pensiones que cobraremos.

Es seguro que el PP no tendría valor de plantear esas reformas, y si lo hiciera no tardaría ni un minuto el PSOE en salir a la calle contra el “fascismo y el neoliberalismo franquista”. Es comprensible la petición de Botin a Zapatero: Agotar la legislatura. Es como decirle “Hazme el trabajo sucio que los que vengan no se atreven”.

No olvidar que la burbuja inmobiliaria se empieza a gestar en este país en tiempos de Felipe. Basta recordar las palabras del Ministro “socialista” de Economía y Hacienda de 1985 al 93, Carlos Solchaga, “Apóstol del Pelotazo”: “España es el país del mundo donde más rápido se puede hacer uno rico”.

Es cierto, al movimiento de los indignados le cuesta hacer una critica directa al PSOE, ello es debido a un complejo de la sociedad española muy imbricado (interesadamente imbricado) en la mente colectiva. Este pensamiento/complejo/maniqueísmo hace preferir lo malo conocido que lo ¿bueno? por conocer (Pongo entre interrogantes lo “bueno” por que esta por demostrar, en todo caso peor que lo realizado imposible).

Dice mi amigo Carlos que si no es por la crisis todavía estaríamos debatiendo sobre si la memoria histórica, sobre si el matrimonio gay y demás elementos de la parafernalia socialista (tranquilos quintaesencias, otro día debatimos sobre el tema, que a mi me parece muy bien que los muertos reciban sepultura y reconocimiento y que cada cual, en sus relaciones personales, haga lo que le apetezca. Y de la historia no hagamos un arma politica). Para ser concretos mi crítica es que la política del PSOE es una camiseta del Che con nada dentro. La política económica de este gobierno difiere poco de la que pueda realizar el PP. Neoliberalismo dirigido desde el FMI. EEUU y Alemania. Y, lo peor, unas cuentas publicas desastrosas, junto a un nivel de corrupción inaceptable.

Si, es necesario que el movimiento de los indignados empiece a poner nombre a los culpables y, excepto en los mínimos y mediaticamente exagerados hechos violentos, lo ha hecho bien al señalar a Camps, al poner en un brete al los “diputats catalans” (Pensaban ellos que nunca nadie iba a darse cuenta que sus políticas afectan a los ciudadanos, ellos….  “depositarios de las esencias patrias”) y lo han hecho también en Madrid (tuve la suerte de estar allí el pasado 19/06) y en Barcelona y en toda España contra el pacto del Euro. Pero han de decirle al PSOE y a su gobierno que ellos son los mayores responsables… han de pedir elecciones anticipadas. Por que los que creemos en la democracia, aunque esta sea manifiestamente mejorable, tenemos que exigir que el pueblo, la ciudadanía decida.

Llego ahora a una de las grandes propuestas de los indignados: la reforma electoral.

Antes de las elecciones municipales estuve en la Plaza Cataluña debatiendo sobre la ley electoral y las opiniones eran diversas y dispares, pero lo importante era que había gente interesada en ese debate, hacia mucho tiempo que no veía gente joven hablando de democracia y eso fue lo mejor.

Las propuestas eran, algunas, entre ingenuas y peregrinas y otras de marcado interés nacionalista (como siempre el nacionalismo ha intentado copar cualquier movimiento social aquí en Cataluña, cuando no lo consigue lo desprestigia.. Mas, Puig, Tena, Carod, ….).

y seguirá…

julio 2011